Saltar al contenido

Prácticas profesionales no laborales

Imagen

Para personas trabajadoras desempleadas (Decreto 104/2008)

Las prácticas profesionales no laborales reguladas por el Decreto 104/2008, de 16 de octubre, tienen como objeto complementar el período de aprendizaje de personas trabajadoras desempleadas provenientes de una acción formativa del ámbito de la formación profesional para el empleo. 

Podrán ser beneficiarias de subvenciones las empresas radicadas en Cantabria que colaboren en la realización de prácticas profesionales no laborales. 

El plazo para iniciar las prácticas no deberá superar el mes contado desde la finalización del curso que las ampara. 

La duración total de las prácticas no será superior al total de horas lectivas de la acción formativa que ampara las mismas.

Para jóvenes con cualificación sin experiencia profesional (RD 1543/2011)

El Real Decreto 1543/2011, de 31 de octubre, regula el desarrollo de prácticas no laborales por parte de personas jóvenes con cualificación pero sin experiencia profesional en empresas que hayan celebrado previamente convenios con los Servicios Públicos de Empleo.

Personas destinatarias

Las prácticas van dirigidas a:

  • personas jóvenes desempleadas inscritas en la Oficina de Empleo,
  • con edades comprendidas entre 18 y 25 años inclusive,
  • que posean una titulación oficial universitaria, titulación de formación profesional, de grado medio o superior, o titulación del mismo nivel que el de esta última, correspondiente a las enseñanzas de formación profesional, artísticas o deportivas, o bien un certificado de profesionalidad.

Asimismo, no deberán haber tenido una relación laboral u otro tipo de experiencia profesional superior a tres meses en la misma actividad, no teniéndose en cuenta a estos efectos las prácticas que formen parte de los currículos para la obtención de las titulaciones o certificados correspondientes.

En el supuesto de jóvenes inscritos en el Fichero Nacional del Sistema de Garantía Juvenil la edad máxima para realizar las prácticas no laborales será 29 años, en tanto en cuanto la tasa de desempleo de este colectivo sea igual o superior al 20%, según la Encuesta de Población Activa correspondiente al último trimestre del año. En caso contrario, deberá tener menos de 25 años o, si se trata de personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, menos de 30 años.

Convenio empresa-Servicio Público de Empleo

Previamente al acuerdo que suscriban las empresas y las personas jóvenes, las primeras tendrán que haber celebrado un convenio con los Servicios Públicos de Empleo para el desarrollo de las mismas, por medio del cual aquellas presentarán el programa de prácticas no laborales y los Servicios Públicos de Empleo realizarán la preselección de candidatos.

Lugar de realización de las prácticas y duración

Las prácticas se desarrollarán en centros de trabajo de la empresa o del grupo empresarial, bajo la dirección y supervisión de un tutor y tendrán una duración entre tres y nueve meses.

Acuerdo empresa-persona joven

En el acuerdo que suscriban la empresa y la persona joven que va a desarrollar las prácticas no laborales, se definirá, al menos,

  • el contenido concreto de la práctica a desarrollar,
  • la duración de la misma,
  • las jornadas y horarios para su realización,
  • el centro o centros donde se realizará,
  • la determinación del sistema de tutorías y
  • la certificación a la que la persona joven tendrá derecho por la realización de las prácticas.
Beca de apoyo

Las personas jóvenes participantes recibirán de la empresa o grupos empresariales en que desarrollan las prácticas una beca de apoyo cuya cuantía será, como mínimo, del 80 por ciento del IPREM mensual vigente en cada momento.

Posibilidad de contratación

Las personas jóvenes que hayan participado o participen en el programa de prácticas no laborales podrán ser contratadas a la finalización, o durante el desarrollo de las mismas, bajo cualquier modalidad de contratación, de acuerdo con la normativa laboral vigente en ese momento, o en su caso, podrán incorporarse como persona socias si las prácticas fueron realizadas en cooperativas o sociedades laborales.